ESTA ORIENTADO A: Adultos sin límite de edad.

La propuesta de trabajo se desarrolla sobre la base de la Educación Somática, la autoconciencia, el contacto a través de la sensopercepción, “ese darse cuenta” de: ¿Cómo hago lo que hago? Y ¿De qué modo me utilizo a mi mismo para realizar una acción determinada?

Recreando diferentes opciones en el camino del movimiento hasta encontrar la más agradable y cómoda para cada uno.

Tomando conciencia de nuestro diseño anatómico. Orientando nuestra atención hacia nuestra estructura esqueletal, sus partes y sus conexiones, ya que es quien debe absorber nuestro peso corporal y transmitir la fuerza.

Y a nuestra musculatura para mover esa estructura esqueletal y estabilizarnos.

Cuando no trabajamos eficientemente con nuestra estructura esqueletal, cargamos a nuestros músculos dándoles demasiado trabajo. Esto se traduce en molestias, contracturas, tensión articular, como así también en la falta de flexibilidad y elasticidad de algunos tejidos.

La idea es que organizando nuestro esqueleto eficientemente mejoramos nuestra función y quitamos esfuerzo a todas y cada una de nuestras acciones cotidianas como: caminar, bailar, sentarnos, cantar o tocar un instrumento musical.

Se trabaja con movimientos muy simples sugeridos a través de consignas verbales de movimiento que siguen verdaderas secuencias o con pequeños toques realizados con el mismo fin.